rss Canal spreaker Canal Ivoox Canal_Itunes Instagram Linkedin Youtube Facebook Twitter

Información de salud en (con) red

¿Es Intet un buen aliado para la información sanitaria o, el contrario, supone un quebradero de cabeza para los pacientes? El desarrollo que se ha producido en el ámbito de la información sanitaria como consecuencia de la irrupción de Intet y de las redes sociales ha supuesto toda una revolución debido a que ofrecen una nueva perspectiva.

Gerardo_Miguel

Prero Intet y, ahora, las redes sociales constituyen una fuente inabarcable de información tanto para los profesionales de la salud, como para periodistas u otros usuarios de la red.

 

El informe 'Los ciudadanos ante la eSanidad' publicado en el año 2013 el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI) y red.es señalaba que un 48,3% de los usuarios de Intet utilizan la red como fuente de información para temas de salud. De ellos, el 29,7% señalaron buscar información en Intet antes de acudir a una consulta médica y un 54,6% realizaron búsquedas tras ser recibidos el médico. Los centajes son ligeramente más altos que los obtenidos en un análisis realizado Estudio de Comunicación sobre la comunicación médico paciente, basado en entrevistas personales a la puerta de centros de salud y hospitales españoles, tanto públicos como privados (23,6% y 45,5%, respectivamente). La diferencia no es significativa y se debe, sin duda, al método de obtención de respuestas (entrevistas online o directas en persona).

 

Gracias a Intet y las redes sociales cualquiera puede tener acceso desde un terminal de ordenador o desde un dispositivo móvil a una ingente cantidad de información sanitaria, de todo tipo, desde la muy especializada, centrada en las investigaciones más novedosas, a la elaborada una amalgama de nuevos ‘hechiceros’ que poseen todas las claves de la medicina moderna, e incluso de la antigua.

 

Si hacemos caso a los resultados del informe antes mencionado, a pesar de que un alto centaje de los usuarios de la red acude a ella para informarse de temas relacionados con la salud, Intet no es considerada la mayoría de los ciudadanos como una fuente fiable para informarse; de hecho, la otorgan una nota de 3,9 sobre 10. El 54,4% de los encuestados declaró no saber si la información que se consulta en Intet es fiable y el 28,7 consideraba que podría caer en el riesgo de malinterpretar la información obtenida.

 

Una de las claves parece residir en las dificultades con las que un usuario no avisado se encuentra para discrinar entre la información buena y la desinformación. Recientemente se podía leer en algunos medios que un equipo de científicos liderado el doctor Robert Hasty, profesor de la escuela de medicina osteopática de Carolina del Norte, comparó las entradas que había en Wikipedia sobre 10 enfermedades con investigaciones médicas que pasaron la normal revisión otros expertos. El resultado del estudio reveló que la mayoría de los artículos contenían errores e incluían informaciones que contradecían las últas investigaciones médicas. Curiosamente, según la investigación de Hasty, el 70% de los médicos y estudiantes de Medicina consultan Wikipedia.

 

Wikipedia no es, sin embargo, la prera fuente de información de los usuarios a la hora de buscar información sanitaria en la red. Los buscadores son utilizados como principal fuente de información de hábitos de vida saludable, síntomas específicos, diagnósticos y tratamientos… Estos tales abren una puerta a una multitud de posibilidades de información que el paciente o el lector no siempre sabe discrinar.

 

El desarrollo de Intet, además, está también generando nuevas 'enfermedades' derivadas de su uso como fuente de información sanitaria. Es el síndrome bautizado como ‘cibercondria’ o hipocondría digital. Hablamos de la creencia de que se padecen determinados síntomas de una enfermedad tras haber consultado sobre ella en Intet.

 

Un estudio sobre la cibercondría elaborado la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong, determinó que quienes padecen este síndrome buscan información en Intet sobre síntomas comunes y los interpretan erróneamente como enfermedades graves. Según el estudio realizado, Intet se ha vuelto el medio más consultado los hipocondríacos actuales, causando ansiedad y desesperación en quienes están desinformados. Los investigadores determinaron que el incremento en el número de consultas en Intet está influenciado la cantidad de contenido médico al que pueden acceder los usuarios.

 

Nadie puede dudar que las nuevas tecnologías han abierto un mundo de posibilidades de información y de comunicación. Disponer de una mayor facilidad de acceso a contenidos, datos, noticias y opiniones es algo que nos enriquece como ciudadanos y como sociedad. Sin embargo, es fácil colegir que la gran mayoría de los usuarios de Intet carecen de la formación necesaria para discrinar entre la información de calidad de la que no la tiene, incluso tiene dificultades para identificar o conocer los sistemas de acreditación y los sellos de calidad existentes.

 

Los profesionales, asociaciones de pacientes y médicos, empresas, etcétera, del ámbito de la salud tienen una tante tarea que desarrollar. Intet y las redes sociales ofrecen un canal de comunicación con los pacientes de extraordinario valor. El reto es ofrecer información de calidad, garantizar a los usuarios que lo que se ofrece a través de la Red proviene de fuentes confiables que van a ayudarles a resolver sus dudas, minizando los efectos negativos que se puedan derivar de su uso como fuente informativa.

 

En definitiva, de lo que se trata es de que a través del mundo 2.0 se contribuya a una mayor educación y pedagogía sanitaria. Pero con seguridad y fiabilidad. De manera que el paciente pueda informarse con red en la Red.

 

Gerardo Miguel, consultor sénior de Estudio de Comunicación.

@GerardoMiguel

newsletter

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

* indicates required

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas , consulte nuestra política de cookies. Acepto las cookies de este sitio.Acepto