rss Canal spreaker Canal Ivoox Canal_Itunes Instagram Linkedin Youtube Facebook Twitter

La libertad condicional llega al sector de las telecomunicaciones

Una semana después de que el gobierno aprobara la subasta de seis nuevos canales de televisión, que permitirá restablecer el status televisivo tras la retirada de nueve canales el pasado mes de mayo y la posterior distribución del dividendo digital, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) daba el visto bueno a la compra por parte de Telefónica del 100% de Digital+.

A estas dos decisiones le siguen otras adoptadas en Bruselas referentes a los conocidos como mercados 4 y 5, a la fusión condicionada de Orange-Jazztel o al muy esperando Real Decreto que permitirá al mundo del fútbol resolver sus problemas económicos.

Cinco decisiones, algunas de ellas condicionadas a distintos compromisos y exigencias, que cambiaran el escenario del sector de las telecomunicaciones y, supuestamente, lo dejará en disposición de abordar su futuro.

En efecto, recientemente el Consejo de Ministros aprobaba la subasta de tres nuevos canales en alta definición y otros tres en estándar que viene a restablecer el status televisivo tras la retirada de nueve canales el pasado mes de mayo y la posterior distribución del dividendo digital. El periodo para la presentación de ofertas finalizará en el mes de mayo, mientras que el plazo de adjudicación de licencias, desde la apertura del concurso, será de seis meses.

Actualmente, Mediaset España cuenta con seis canales frente a los cinco de Atresmedia, de los cuales uno de ellos es GolTV, alquilado a Mediapro hasta diciembre de 2015.

El concurso se convoca en régimen de libre concurrencia, aunque lleno de condiciones, y el gobierno limita a dos (uno en calidad estándar y otro HD) los canales a los que puede optar un mismo grupo. Del mismo modo, la ley sólo permite que concurran grupos con capital mayoritariamente europeo donde las firmas extranjeras solo pueden tener un 25% de las acciones, lo cual se interpreta como un cortafuegos para Al Jazeera.

Los analistas consideran que el concurso no va a cambiar sustancialmente la estructura actual del sector, ya que el reparto podría contemplar dos canales (HD y SD) para Mediset y Atresmedia (A3M), uno para 13TV y otro para Vocento o un nuevo concursante. Incluso para igualar a los dos grandes grupos, Mediaset podría obtener un solo canal (HD).

Así, el reparto de licencias que asumen algunos observadores, sería el siguiente: 2 canales para A3M, un canal para TL5, un canal para un nuevo operador internacional (News Corp, Sky), y un canal para alguna de las cadenas que operan actualmente en el mercado (Veo Tv, Net Tv). Además, A3M recuperaría GolTV para 2016, con lo que ambos grupos explotarían el mismo número de canales a partir de 2016.

El futuro reparto debería tener un impacto más positivo en A3M, ya que los canales que le fueron retirados en mayo de 2014, aglutinaban una cuota de audiencia muy superior a los que perdió TL5 (5,1% vs 1,8%, respectivamente, a abril de 2014).

A finales de la semana pasada, Telefónica, una vez resuelto el escollo regulatorio, recibía el visto bueno con condiciones de la CNMC a la compra del 56% del capital de Digital+ (DTS) con 1,6 millones de clientes en manos de Prisa por 725 millones de euros, lo que va a aliviar las tensiones financieras del grupo periodístico. Telefónica se convierte así en el principal proveedor de televisión de pago en España, acaparando aproximadamente el 85% de los ingresos totales del sector y el 70% de los clientes, aunque para ello ha tenido que aceptar una serie de condiciones.

La condicionalidad de la autorización va desde el poner a disposición de sus rivales el 50% de sus canales Premium, si bien los rivales podrán escoger únicamente la mitad, hasta el no poder discriminar o limitar el acceso a su red a otros servicios de televisión por internet, pasando porque la teleco no podrá fijar permanencia a sus clientes de televisión de pago y no podrá recuperar clientes dados de baja hasta dos meses después o que Telefónica deberá permitir la replicabilidad de la oferta a la competencia.

Recordar que dado que Telefónica ya era propietaria del 22% de Digital+ y posteriormente compró otro 22% a Mediaset España, la operadora de telecomunicaciones pasa a ostentar el 100% de la plataforma de TV de pago.

En noviembre de 2009, Telefónica compró a Prisa un 22% por ciento de Digital Plus por un total de 470 millones de euros, de los cuales unos 230 se cubrieron con la deuda que mantenía Sogecable con la compañía telefónica, e implicaba valorar el total de la compañía de televisión de pago en 2.350 millones de euros.

Prisa tiene que devolver a diferentes financiadores 900 millones en 2015 y 600 millones en 2016. El grupo ya tiene casi cubierto el primer compromiso de pago, puesto que en 2014 recompró deuda con descuento por 776 millones de euros, tras vender un 13,63 por ciento de Mediaset, los sellos literarios de Santillana y cerrar una ampliación de capital de 100 millones de euros.

Otra de las decisiones que va a cambiar el sector de las telecomunicaciones está previsto que venga de Bruselas y como anunciara el presidente de la Comisión Europea, Juncker, se trata de eliminar los obstáculos de los 28 países miembros de la Unión y poner las bases que permitan crear un Mercado Único Digital, que estimule el crecimiento y el empleo en nuestro continente en materia de servicios de telecomunicaciones, derechos de autor, seguridad informática y protección de datos.

De entrada, una cierta regulación de la banda ancha y de la capacidad de las redes fijas y móviles, que encajan con las necesidades actuales y futuras, podría estar lista en un futuro inmediato.

En la actualidad, está en proceso de finalizar una consulta pública que tiene como objeto la tercera revisión del mercado de acceso al por mayor a infraestructuras de red en una ubicación fija y el mercado de acceso de banda ancha cuyo fin es regular todo lo referente a los conocidos como mercados 4 y 5, tomando en consideración los criterios establecidos en las directrices europeas.

El sector de las telecomunicaciones en España en su versión actual, vive sus últimos momentos siempre a la búsqueda de la competencia perfecta para lo que supuestamente se necesita la presencia de un cuarto operador que ni está ni se le espera.

En banda ancha fija, Telefónica posee el 44,3% de cuota; Vodafone-Ono, el 21,4%, y Orange-Jazztel, el 26%. Más del 90% del mercado está en manos de tres operadores. En líneas de banda ancha ultrarrápida (fibra óptica y cable), la concentración es aún mayor. De los 1,56 millones de fibra que había a cierre de diciembre de 2014, 1,3 millones pertenecen a Telefónica, mientras que de los 2,15 millones que contabiliza el cable, 1,5 son de Vodafone.

En conjunto, los tres operadores acaparan algo menos del 89% del mercado de la telefonía móvil, que Telefónica sigue liderando (31,7% del total), seguida de Vodafone (29,2%) y Orange-Simyo- Amena-Jazztel, el 28,5%.

Pendiente queda que la (CNMC) facilite los operadores móviles virtuales que son propiedad de los tres grandes, lo que clarificaría aún más el grado de concentración del mercado.

Parece igualmente inminente que la Comisión Europea apruebe la OPA que Orange lanzó sobre Jazztel en septiembre de 2014 por 3.400 millones de euros con la condición de que conserve, durante dos años, las tarifas bajas.

Por último, resulta inminente el tan esperado Real Decreto que deberá regular la venta centralizada de los derechos de televisión y que será decisivo para el fútbol español, cuyo modelo a seguir lo marcó, en su momento, el futbol inglés en donde la Premier League recibe de Sky Sport y de BT 6.946 millones de euros por los derechos televisivos de las próximas tres temporadas.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas , consulte nuestra política de cookies. Acepto las cookies de este sitio.Acepto