rss Canal spreaker Canal Ivoox Canal_Itunes Instagram Linkedin Youtube Facebook Twitter

Libertas: El pacto oscuro entre Julio Ariza, Albert Rivera e Intereconomía

Libertas: El pacto oscuro entre Julio Ariza, Albert Rivera e Intereconomía - 5.0 out of 5 based on 1 vote
Albert Rivera en Intereconomía Albert Rivera en Intereconomía

ENRIQUE DE DIEGO.- Julio Ariza me arrinconó en uno de los ascensores de Paseo de la Castellana, 36, la gravosa sede de Intereconomía en la milla de oro, que costaba 200.000 euros al mes de alquiler a pagar a la Mutua Madrileña. Señalándome con el dedo índice de su mano derecha, me espetó:

- Tienes que pedir el voto para Libertas.

Esbocé una sonrisa de circunstancias ante lo curioso de la exigencia.

- Tú partido es Libertas –remachó con énfasis.

- No, Julio. No lo voy a hacer –aquello, desde luego, no ayudó a mejorar mis relaciones con Julio Ariza. Pero era una operación oscura y no la iba a apoyar en ningún caso.

Entonces, trabajaba en el Grupo Intereconomía, para el que corrían, en apariencia, tiempos mejores que los actuales. Cada una de las afirmaciones que hago están basadas en testimonios y conocimientos directos, siempre con más de tres fuentes y, dado que no pocos están ya fuera de Intereconomía, sin problemas para acudir al Juzgado.

Libertas fue una candidatura a las elecciones europeas de 2009, fruto de un pacto oscuro, empezando por las finanzas, entre Julio Ariza y Albert Rivera. Página que está por desentrañar y que me alegro que Enric Sopena la haya puesto ante los focos de la actualidad. No se puede ir de adalid de la lucha contra la corrupción, sin que Albert Rivera aclare su participación en Libertas y todas las zonas oscuras de su financiación. ¿No sería acaso conveniente y necesaria una comisión de investigación sobre Libertas?

Esa candidatura era una más de las que se presentaban en cada nación europea, bajo el patrocinio del multimillonario irlandés Declan Ganley. Se trataba de llevar al Parlamento Europeo un grupo o lobby pro-vida y eso indica el oportunismo proverbial de Albert Rivera que entonces presentaba a Ciudadanos, en tiempos de vientos menos favorables, como de centro-izquierda y llevaba en su programa una clara postura favorable al aborto y a la eutanasia. Declan Ganley había puesto en marcha Libertas como movimiento para impulsar el 'no' irlandés en el referéndum sobre el Tratado de Lisboa en 2008.

Declan Ganley hizo su fortuna, tras la caída del Muro de Berlín, con negocios con Letonia: importación de aluminio siberiano y explotación de la riqueza maderera de la república báltica. De ahí, fue expandiendo un imperio –Ganley Group of Companies y Rivada Networks- con relación con el mundo de la comunicación a través de cable.

En España, Julio Ariza consiguió ser su hombre, haciendo valer su condición de católico, su militancia provida y presentándose como el propietario de un influyente grupo de comunicación, que aseguraba la obtención de representación. La candidatura fue el pacto de Julio Ariza y Albert Rivera, más un pequeño partido, Unión del Pueblo Salmantino, que tenía una treintena de concejales en pueblos pequeños. Albert Rivera obtenía, a cambio, un trato de favor mediático por parte de Intereconomía, cuestión que entonces le era fundamental. Julio Ariza, que siempre pactaba este tipo de operaciones con el PP, y específicamente con Mariano Rajoy, vendió la operación como una forma de frenar a UPyD, que en aquellos años iba con velocidad de crucero, aunque había cometido el error de descuidar el flanco catalán, centrada en Madrid, que es donde se atisbaba negocio y botín electoral. De esa manera, Julio Ariza no se enfrentaba con el PP y podía participar en una operación europea.

La clave es que iba a haber dinero, mucho dinero, que Declan Gauley, el irlandés, como se le denominaba, con alborozo esperanzado, en los pasillos del Grupo, era inmensamente rico. Eso iba a catapultar a Intereconomía. Para encabezar la lista, Julio Ariza fichó a su amigo y abogado, Miguel Durán, expresidente de la ONCE, con terminales periodísticas dentro del Grupo, y, desde luego, no la mejor imagen para una oferta regeneracionista, como la que se decía pretender.

Dinero hubo. Y no poco. Miembros del equipo de investigación de Intereconomía, según numerosas fuentes directas y solventes, viajaron a Dublín para recogerlo (he contado este episodio en mi libro 'Dando caña'). Alguno, muy próximo a Miguel Durán. Pero no llegó a la candidatura o eso afirmaba Miguel Durán, quien se quejaba, de continuo, de carencia de medios. Es posible, y así lo apuntan las fuentes, que Julio Ariza considerara que ese dinero, un millón de euros, era el mínimo pago a la publicidad dada a la candidatura, con la presencia continua de Miguel Durán en los programas de debate, y también con la proyección de Albert Rivera, que pasó a ser un habitual, en su calidad de aliado tácito del PP frente al ascenso de UPyD.

Libertas fue un completo fracaso: obtuvo 22.903 votos, el 0,15 de los emitidos. Los mejores resultados los obtuvo en Cataluña: Barcelona (0,41%), Tarragona (0,28), Lérida (0,21), Gerona (0,20) y Salamanca (0,37). Es un cadáver en el armario de Albert Rivera, que debe aclarar, con pelos y señales, si quiere tener credibilidad en su reconversión de galán centrista. Sería necesario que se hicieran públicas las finanzas de aquella operación y que Albert Rivera, tan pulcro, en apariencia, aclare su participación. Podría citarse, en la comisión de investigación necesaria, a declarar a Declan Gauley y a quienes viajaron a Dublín. Y, por supuesto, a Julio Ariza, Miguel Durán y Albert Rivera.

Seguiremos Informando...
Modificado por última vez: Martes, 03 Noviembre 2015 11:24

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas , consulte nuestra política de cookies. Acepto las cookies de este sitio.Acepto